El amor llega, ¡incluso a los 50 años!

Con el tiempo, aprendí que en el amor no gana el que llega primero, sino el que llega de último.

En este momento de mi vida, puedo decir que por fin soy bastante madura para elegir a quiénes quiero a mi lado. Enamorarse a los 50 años es una realidad.

Me ha costado mucho encontrar a la persona adecuada. La definitiva. Confieso que esta ha sido la parte más dura y también a la más empeño le he puesto.

Al pasar los años, poco a poco he ido aprendiendo a sanar lo que viví con mis relaciones matrimoniales y de noviazgo que no han sido duraderas.

Por largo rato, eso me hizo sentir mal y pensar que estaba metiendo la pata.

Ahora, con más de 50 años, me siento tranquila, satisfecha y plena. Todos los hombres que pasaron por mi vida me hicieron quien soy ahora y no puedo estar más agradecida por eso.

Ventajas de enamorarse a los 50

A lo largo de la vida, el amor puede acompañarnos o no, incluso ser intermitente. Y aunque el temor de muchas es arribar a las cinco décadas sin un amor de pareja, puedo asegurarte que así sea tarde, ¡sí llega!

La principal de ventaja de enamorarse como adolescente a la edad adulta, es que ambos tienen la madurez suficiente para saber qué es lo que quieren.

Se ha atravesado media vida y las experiencias cuentan muuuucho.

Parece una locura, pero un amor de verdad siempre producirá cosquilleos, nerviosismo, palpitaciones y todo lo que recordamos de nuestra juventud.

Se dice que un amor durante la madurez es como una inyección de juventud, ya que la persona goza con intensidad cada momento. Yo puedo darles fe de todo eso.

En resumen, lo que puedo decirte es que disfrutes de todas las experiencias amorosas. ¡Esos momentos te esperan a la vuelta de la esquina!

Facebook Comments