Los recuerdos de nuestros seres queridos

Toda pérdida lleva un duelo. Es una etapa por la que todos vamos a pasar en algún momento de nuestras vidas al perder a alguien.

Hablo de eso en mi libro, porque lo viví con mi mamá…

Luego del duelo, los recuerdos quedan y siempre va a extrañar a este ser amado. No importa el tiempo que pase, siempre nos harán falta.



Yo extraño todo de mi mamá, porque ella siempre estaba conmigo. Yo la llamaba todos los días, me ayudó a inculcarles valores a mis hijos.

De verdad, me hubiese gustado que mi mami conociera a Jaime, porque le hubiese encantado.

Te interesa: Las cosas bonitas que me suceden a diario

Recordar con amor y no con pena

No podemos volver a tener a la persona entre nosotros, pero sí podemos cambiar la actitud para sentirnos mejor con la pérdida.

A medida que pasa el tiempo, iremos aceptando poco a poco esta ausencia. Aceptaremos la tristeza y la frustración.

Al principio las emociones se presentan de forma brusca, nos cambian la vida, pero poco a poco nos vamos adaptando a la pérdida, y van perdiendo intensidad. Tenemos que dejar que todo siga su curso natural.

Quédate con todo lo que aportó

Los recuerdos son unas de las cosas más bonitas que tiene la vida y no necesariamente tienen que estar centrados en cosas tristes.

Pueden ser enseñanzas y experiencias que compartimos con esa persona. Pueden ser todos esos momentos bonitos que vivimos a su lado. Recordar aviva los sentimientos y emociones del pasado.

Así que, tratemos de echar leña para que los recuerdos sean alegres, incluso graciosos, en lugar de tristes.

Lee también: Los objetos que conservo con más cariño

Siempre extrañaremos a los que no están, pero podemos hacer de la pérdida algo valioso y revertirla a nuestro favor.

Facebook Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *